En la encrucijada de la innovación culinaria y las cambiantes preferencias de los consumidores, la industria gastronómica se encuentra inmersa en una transformación sin precedentes. En este artículo, me complace abordar la creciente demanda de opciones veganas, un fenómeno que va más allá de ser una tendencia pasajera y se consolida como un elemento esencial para el futuro del sector. Según un informe de EMR Informes de Expertos, el sector de alimentos veganos registró un valor significativo, superando los 24,59 mil millones de dólares en 2022. Las proyecciones indican un crecimiento constante, con una estimación de un CAGR del 10,1% entre 2023 y 2028. Se anticipa que para 2028 este mercado habrá superado los 43,8 mil millones de dólares, evidenciando un impulso sostenido en la preferencia por opciones de este tipo de alimento. De igual forma, datos de Research and Markets confirman esta tendencia, revelando que el mercado de alimentos veganos alcanzó un valor de más de 37,93 mil millones de dólares en 2022, proyectando un crecimiento sólido con la expectativa de llegar a más de 71,26 mil millones de dólares para el año 2030. Dicho esto, el crecimiento de la cocina vegana en la industria gastronómica se ve impulsado por una serie

La industria de la hospitalidad es una de las más grandes y prósperas del mundo, generando unos 7.7 billones de dólares en ingresos a nivel mundial en 2022. Sin embargo, también es una de las más contaminantes. Un estudio publicado en Nature Climate Change estima que  la industria de la hospitalidad es responsable del 8% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, mientras que, según datos de la  Organización Mundial del Turismo (OMT), se prevé que las emisiones de CO2 correspondientes al turismo aumenten al menos un 25% para 2030.  Dado el desafío que representa el cambio climático y la responsabilidad que recae en las corporaciones y marcas de renombre, es un placer para mí abordar en este artículo las acciones que están tomando las grandes hoteleras para reducir su huella ambiental. Una de las principales fuentes de contaminación de la industria de la hospitalidad es el desperdicio. Los hoteles, restaurantes y otros negocios turísticos generan grandes cantidades de residuos, incluyendo papel, plástico, vidrio y metal. Este desperdicio puede tener un impacto negativo en el medio ambiente, contribuyendo al cambio climático, la contaminación del aire y el agua, y la pérdida de biodiversidad. En este sentido, en los últimos años la